Pehuén y Nelson : chicos haciendo música a lo grande

VilladelDique/VillaRumipal 09 de octubre de 2020 Por * Por Laura Igarza, profe de música
Jóvenes de Villa del Dique, creadores autodidactas que presentan bases instrumentales de géneros como el rap, el trap y sus sonidos derivados, cada uno en un formato instrumental diferente, utilizando los recursos que tienen cerquita, pero con horas de búsqueda, ensayo, técnicas y experimentación.
musica
Pehuén y Nelson : chicos haciendo música a lo grande

Nuestro valle de Calamuchita alberga muchísimos músicos y músicas de excelencia y trayectoria,  de todos los géneros, estilos y caminos. Se puede observar en la gran cantidad de agrupaciones musicales y en las producciones colectivas e individuales que tienen a nuestra región como lugar de nacimiento.

En esta oportunidad queríamos compartir y difundir el trabajo de Pehuén y Nelson, disfrutar de sus obras y  conocer un poquito de sus historias, que ellos mismos relatan:

Pehuén Lamas, 18 años, Villa del Dique

“Buenas, soy Pehuén Lamas, tengo 18 años, soy de Villa del Dique. Soy productor musical amateur, me metí como un gran oyente, tratando de plasmar mis ideas y mis sentimientos en la música. Soy un gran amante de la música desde muy chico, y…nada… me metí totalmente on line, por videos de internet, por videos de youtube, nunca tomé ninguna clase presencial acerca de producción musical, y no toco ningún instrumento, es todo compuesto por oído, y nada…me saco las dudas por internet y la verdad que me vino bien para distraerme y descargar energías con esto, porque lo puedo hacer desde mi casa, solamente con una computadora y unos auriculares.”

Nelson Miñarro, 18 años, Villa del Dique

“Bueno, mi nombre es Nelson Miñarro, con el tema del beatbox lo vi por primera vez cuando tenía 10 años más o menos y me quedé fascinado,  pero nunca se me ocurrió intentarlo hasta más o menos a partir de los 14. Empecé a practicar mirando algún que otro tutorial hasta que le fui agarrando la mano.

A medida que me iba haciendo conocido por esto me animé a dar mi primer show en un acto de mi colegio, la verdad que fue algo nuevo para mí y cada vez me iba sorprendiendo más de lo que iba logrando.

Me empezaron a llamar para hacer beatbox en las competencias de freestyle, para hacerle el acompañamiento a los raperos con los ritmos propios del género. Llegué a ir a un evento que se llama Paraíso Rock, en Villa General Belgrano, adónde iban muchas bandas, músicos y cantantes muy talentosos. El simple hecho de ir a dar un show haciendo lo que me gusta, en frente de muchísima gente, para mí fue increíble. Recibí mucho apoyo tanto de amigos como de familiares que me han motivado a seguir haciendo lo que me gusta y gracias a eso me mantuve en el camino.” 

* Este artículo es autoría de Laura Igarza, profesora de música de Y qué! Espacio Creativo.

También en noticia