Pandemia: como en otras partes del mundo, en Villa General Belgrano abrieron un autocine

Villa Gral Belgrano 27 de junio de 2020 Por Analía Ríos
La pandemia y el aislamiento llevó a todos a adaptarnos y en el sector comercial el desafío fue sobrevivir a esta situación de crisis sin precedentes. Apelando al ingenio y “buscándole la vuelta”, Fabián, dueño de un parador de Villa General Belgrano, decidió crear un autocine en el estacionamiento para que sus clientes se entretengan mientras comen arriba de sus vehículos.
autocine vgb 3
Pandemia: como en otras partes del mundo, en Villa General Belgrano abrieron un autocine

El Parador de la Villa está ubicado sobre ruta 5, a la altura del kilómetro 77,8, entre las dos rotondas de Villa General Belgrano, y en diálogo con Calamuchitaenlinea.info, su dueño Fabián Fernández contó que “al parador, desde que comenzó lo de la pandemia, lo fuimos reconvirtiendo en un lugar de delivery y con sistema de take away pero no es el fuerte y antes de que se habilitaran los bares y restaurantes se nos había ocurrido que se podía armar un protocolo para atender a la gente dentro de los autos”.

Las experiencias similares en el resto del mundo fueron la inspiración del emprendedor que dijo: “Veamos como podemos implementarlo acá y llevar a cabo esta idea”.

Contratamos el servicio de una pantalla gigante de 5 por 3 metros, que se ve muy bien, muy clara”, indicó, y como todo lo que recién comienza van detectando cosas para mejorar: “lo que tenemos que corregir es el tema del sonido para que no tengamos sonido exterior como en este momento, estamos en vías de poder adquirir un pequeño aparato de Fm que alcanza a unos 50-100 metros a la redonda, que se usa para eventos”.  De esta manera cada cliente puede sintonizar en su autoestereo la frecuencia que se indica y lo escucha directamente de manera interna en su auto.

Primero, los permisos

Fabián contó que armaron un protocolo y lo presentaron en el municipio y al COE regional, con la aceptación de ambos organismos. “Les pareció bárbaro porque no hay mejor aislamiento social que estar dentro de tu  propio vehículo y salir con las personas que convivís”.

“Después armamos un sistema de atención, adaptando el protocolo con algunas normas de seguridad inclusive hasta mejor que lo que ya hay, porque al no haber contacto y la gente no entrar al salón hay menos riesgo. Además utilizamos todo descartable”, remarcó con respecto a las medidas sanitarias.

¿Cómo funciona el autocine?

Los autos se ubican en el estacionamiento del parador que cuenta con capacidad para unos 50 vehículos.

Una vez que el auto estaciona, el mozo le toma el pedido a través del vidrio. El trabajador está con barbijo, guantes y máscara de acrílico. Luego se coloca una mesa de apoyo al lado del vehículo, donde se apoya la comida, que se entrega en una caja, todo descartable. Previamente se deja una bolsa de residuos, para que el cliente cuando termine de cenar deposite lo que no consumió o lo que descarte y después es retirada por el mozo antes de que la persona se vaya”, explicó el dueño del establecimiento gastronómico.

La carta está en forma virtual en la pantalla antes de que comience la película, “pero vamos a implementar un sistema para pasarle la carta por un código QR (al celular). Además durante la semana reciben información de menús y precios, o sea que ya los clientes ya vienen con una idea, y tienen muy poco dialogo con el mozo”.

El único momento en que los asistentes pueden tener que bajar es si necesitan ir al sanitario. “Para ir al sanitario, desde bajarse con el barbijo, y no se ingresa al salón, se accede solo un metro por un pasillo que los lleva a los baños”, aclaró Fabián.

Ver esta publicación en Instagram

@autocine_vgb

Una publicación compartida por AutoCine Parador ruta 5. (@autocine_vgb) el

Como es lógico, el menú consta de platos fáciles de comer dentro de un auto: lomitos, hamburguesas, panchos y pizzas, por ejemplo.

Por ahora es un servicio sin costo para los clientes. En un futuro no muy lejano  vamos a tener que cobrar un estacionamiento que no va a pasar de los 150 pesos. Hoy estamos trabajando en imponer la idea, la costumbre”, anticipó.

Están dando los primeros pasos, apenas hicieron dos funciones “experimentales” con familiares y amigos y una tercera con público en general pero sin promoción, sin embargo el entusiasmo y las ganas de ir mejorando hacen que la idea sea prometedora.

Te puede interesar