Río Tercero: “Memoria, Verdad, Justicia y Reparación”, el reclamo que sigue vivo a 25 años de las explosiones de la Fábrica Militar

Provinciales 03 de noviembre de 2020 Por Analía Ríos
Hos se cumple un cuarto de siglo de aquella mañana trágica e imborrable de la memoria de los riotercerenses, cuando tres explosiones en la Fábrica Militar se llevaron la vida de 7 vecinos, causaron heridas en más de 300 y dejaron daños millonarios. En recuerdo de aquel trágico 3 de noviembre de 1995, la ciudad decidió llevar adelante una agenda colectiva de eventos conmemorativos, coordinada entre distintas organizaciones y espacios. 
explosiones rio 3 - 1
Imagen de Tercer Río Noticias

“Hoy a 25 años creemos que aún sigue siendo necesario contar que nuestra ciudad fue sacudida, interpelarnos desde diferentes espacios a la capacidad de imaginar, pensar y leer nuestra propia historia. 25 años después el reclamo sigue vivo: MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA Y REPARACIÓN”, manifestaron desde el municipio local al anunciar la grilla de actividades conmemorativas. 

Las diferentes propuestas, que pueden encontrarse en la cuenta oficial de Facebook de la Municipalidad de Río Tercero, comenzaron a las 08.30 horas de este martes, con las palabras del Intendente, la celebración de la Santa Misa por parte del Obispo Samuel Jofré Giraudo y un minuto de silencio, en la Plazoleta del Milagro, (Arenales y J. B.Bustos). 

Luego, el Ipem 288 hizo el descubrimiento de una placa en homenaje a Romina Torres, ex alumna del Colegio Nacional “José Hernández” y víctima del atentado.

A las 11:30 hs. se realizó el recorrido inaugural de la galería de la Memoria y el “Diario La Evocación” en el Paseo del Riel. Se realizó la transmisión por redes sociales de Municipalidad de Río Tercero.

Pasado el mediodía se desarrolló: “Evocar la Memoria”; poemas de Juan Ramón Giménez musicalizados delicadamente por Raúl Martínez, músico y pianista riotercerense interpretados por Viviana Blengino, Juan Manuel Brarda y Melisa Alvarez desde la Biblioteca Popular “J. J. de Urquiza”.  


A las 14 horas fue la retransmisión del documental “Ana entre la justicia y la soledad” realizado y producido por Guillermo Vigliecca (Vigliecca Producciones).

Y a las 16 horas fue el reestreno del documental “Memorias y Testimonios de un Gigante: Fábrica Militar de Río Tercero” realizado, producido y organizado por A.T.E.., ATE Río Tercero y  EfectoX Vigliecca Producciones.


A las 17 horas, familiares y ex trabajadores de F.M.R.T descubrieron una placa en el mural de “reconocimiento a la Fábrica Militar Río Tercero madre de la comunidad y a sus trabajadores de ayer, hoy y siempre” . Organizan Familiares y trabajadores de FMRT.

A las 18 hs. se realizó una ofrenda floral en homenaje a las 7 víctimas, en la Plazoleta de la Evocación. (Nudo vial Esperanza). 

A las 19:00 hs: “Onda expansiva”- Documental de Katrina Salguero Myers, Débora Cerutti, Martín Villarroel Borgna y la Fundación  Rosa de Luxemburgo. Transmisión por Facebook Live. https://www.facebook.com/RosaLuxConoSur. Producción y organización Katrina Salguero Mayers.

A las 20 horas está previsto el lanzamiento de los videos: “Oscuro Amanecer” de la banda R.I.P.  “Esquirlas del Poder” de SuperNova y "Pájaros de Acero” de Terrenal. En Facebook live de la Municipalidad de Río Tercero.

Y a las 21 horas, "Explosiones... Una herida abierta”, un programa especial de poemas y textos literarios organizado por el Café Literario Entre música y palabras junto a Radio Sinfonía. Se transmitirá en vivo por el Canal 924 de la Cooperativa.  Organiza Café literario entre música y palabras.

Las actividades conmemorativas continuarán a lo largo del mes y pueden consultarse en la página web oficial del municipio, haciendo click aquí: Ciudad que(he)rida.

conferencia de prensa rio tercero ferrer coronavirusRío Tercero: El intendente Ferrer declaró persona no grata a Menem

La tragedia y la investigación *

El 3 de noviembre de 1995, a las 8.55, tres explosiones desencadenaron la tragedia que dejó 7 muertos (todos ellos ajenos a la fábrica militar), más de 300 vecinos heridos y daños millonarios en una parte importante de la ciudad que quedó destruida como consecuencia de este estrago doloso.

Las dos primeras detonaciones se produjeron en la planta de descarga y la tercera, y más importante, tuvo lugar en el depósito expedición y suministros.

De esta forma, miles de proyectiles acumulados en los polvorines de la fábrica se esparcieron por los barrios de Escuela, Las Violetas, Libertador y Cerino, causando grandes daños.

En un principio, la justicia orientó la investigación hacia la hipótesis de un accidente, ocasionado por un desperfecto en la manipulación de un montacarga que había determinado que un tambor con trotyl se prendió fuego y se extendió a otros que contenían ese explosivo.

Pero años más tarde, pericias técnicas determinaron que el trotyl no puede estallar por acción de la llamas, ya que ese material sólo puede explotar con el accionar de un detonador.

"El primer indicio de la intencionalidad tiene que ver con la hora en la cual comenzaron las primeras explosiones. Fue justo cuando el personal de la Fábrica suspendía sus tareas para tomar un desayuno. Ese momento, se aprovechó para desatar las explosiones", indicó en declaraciones a Télam el abogado querellante Horacio Viqueira.

La investigación judicial, en base a testimonios de los empleados, estableció que la noche anterior al estrago hubo personas no identificadas que ingresaron en las instalaciones de Fabricaciones Militares, con el objetivo de "acondicionar los elementos iniciadores del fuego, como asimismo disponer los detonadores y reforzadores necesarios para provocar horas más tarde las letales explosiones".

Otra prueba de la intencionalidad que estableció la Justicia fue la direccionalidad de las explosiones, cuyas ondas expansivas se dirigieron al sur y al este, donde se encontraban los empleados y el polo petroquímico de Río Tercero, que no fue alcanzado por los proyectiles que volaron por el cielo de la ciudad.

A las 17 de ese día y mientras se sucedían las explosiones, Menem se hizo presente en Río Tercero y en una conferencia de prensa afirmó que el hecho era producto de "un accidente", que había que descartar el atentado e incluso les remarcó a los periodistas presentes: "Ustedes tienen la obligación de difundir esa palabra".

"Fue un hecho de una gran gravedad en el que hubo responsabilidades políticas que todavía debemos determinar. Hubo una estructura de poder que estuvo detrás de esas explosiones y eso es lo que determinó la justicia", señaló Viqueira.

El abogado representa a María Eugenia y María Julia, las hijas de Ana Gritti -esposa de Hoder Dalmasso, muerto el día de las explosiones-, quien impulsó durante años la investigación casi en soledad, hasta su fallecimiento en 2011.

La trama oculta

¿Qué se pretendió ocultar con las explosiones?

Entre 1991 y 1995, el entonces presidente Carlos Saúl Menem firmó decretos para vender armas a Panamá y Venezuela, que sin embargo terminaron en Ecuador y Croacia en operaciones de triangulación.

La presencia de armamento de origen argentino en estos dos países era un grave problema diplomático y político para el gobierno argentino, que había desplegado un contingente militar que integraba una fuerza de paz en Croacia, en el contexto de la guerra que atravesaba la ex Yugoslavia.

Y además, el país era garante de un acuerdo de paz entre Perú y Ecuador, que a principios de 1995 se enfrentaron en un conflicto armado por una disputa de límites.

En esos años, cañones, obuses y proyectiles, eran retirados de las unidades militares para ser llevados a la planta de Río Tercero con el pretexto de ser reparados, pero desde allí eran trasladados a distintos puertos para ser embarcados al destino requerido por los compradores.

En el verano de 1995, los casos de armas argentinas descubiertas en Croacia y Ecuador comenzaron a multiplicarse, y esos hechos se denunciaron ante la Justicia. En paralelo, los jefes de las unidades del Ejército que tenían material alojado en Río Tercero -que supuestamente estaba en reparaciones- comenzaron a demandar que fueran reintegrados a sus bases.

Una pericia contable incorporada a la causa determinó que al momento del siniestro, faltaban entre 24 mil y 49 mil municiones de la fábrica, según el inventario.

"Todo esto llevó a que se intentara ocultar la maniobra de contrabando y por esa razón tuvimos el estrago de Río Tercero", apuntó Viqueira.

 En el juicio hubo condenas de entre 13 y 10 años de prisión por "estrago doloso seguido de muerte".

Un cuarto de siglo después de esos hechos, el expresidente Carlos Saúl Menem será juzgado en los tribunales federales de Córdoba para determinar si tuvo responsabilidad en ordenar la ejecución de esas explosiones.

 * Fuente Telam

También en noticia