Los duelos frente al Covid-19

Calamuchita 02 de agosto de 2020 Por Columnista invitada Lic. Raquel Rosental (*)
El duelo es la respuesta emocional que tenemos las personas frente a la pérdida de un objeto, situación, estado o ser querido. Frente a las nuevas situaciones que surgieron a partir de la pandemia, se ha modificado nuestra cotidianeidad, y para que podamos construir una nueva es necesario elaborar el duelo de “lo que fue” para poder construir “el día a día y lo que vendrá”.
duelos covid
Los duelos frente al Covid-19

El contexto que ha creado la Pandemia del Covid 19 en el Mundo, ha generado la preocupación de los profesionales de la Salud Mental, debido al surgimiento de diferentes manifestaciones emocionales y conductuales en concordancia con patologías como la Depresión y la Ansiedad

Estos estados emocionales surgen de la imposibilidad inmediata de los individuos a poder adaptarse a los cambios bruscos que acaecieron. Cada uno de nosotros armamos nuestro mundo interno y externo, de acuerdo a nuestras posibilidades psíquicas, físicas, sociales y de nuestro contexto. Así, de esta manera, nos sentimos seguros ante la vida. Pero, cuando estas características del entorno se modifican bruscamente, en muchos casos, esa seguridad se derrumba. Allí, frente a esta realidad, es dónde se puede observar la capacidad de adaptación de cada persona frente a los cambios. Esta va a depender de las características de su contexto y de la estructura de su personalidad.

Frente a las nuevas situaciones que surgieron a partir de la pandemia, se ha modificado nuestra cotidianeidad. Aquello que suponíamos planificado para nuestra vida hoy es de otra manera. Para que podamos construir una nueva cotidianeidad debemos aceptar primero la realidad, el aquí y ahora, y diferenciarlo de lo que fue. Es necesario elaborar el duelo de “lo que fue” para poder construir “el día a día y lo que vendrá”.

No todos elaboramos los duelos de la misma manera, ni tenemos el mismo tiempo para hacerlo. Es un proceso sumamente personal; no hay una regla ni receta para ello.

A modo de descripción, se pude decir que las personas pasamos por diferentes etapas de elaboración del duelo:

- Negación: Negamos la realidad… nos sentimos confusos…pensamos que esto no puede estar pasando. Bloqueamos inconscientemente las palabras y escondemos los hechos. Es cuando los demás dicen - “todavía no reaccionó”-, ante lo que nos ha sucedido.

- Ira: Hay una conexión con la realidad; el dolor aflora y se hace más fuerte. Muchas veces, esa intensa emoción de dolor se desvía manifestándose en forma de enojo…” Por qué me pasó esto a mí”. En algunas oportunidades se proyecta a otras personas u objetos como ser, Dios, el destino, etc. Asimismo, estas reacciones pueden ir acompañadas de culpa. Es una situación ambivalente dónde nos preguntamos de qué manera podríamos haber evitado que sucediera. “Si yo hubiera hecho tal o cual cosa”.

- Negociación: Reacción normal ante los sentimientos de vulnerabilidad e impotencia. Hay una necesidad de recuperar el control, entonces tratamos de encontrar respuestas a situaciones que muchas veces no las tienen.

- Depresión: Esta etapa es una de las más importantes, ya que su resolución promoverá el bienestar de la persona y la elaboración del duelo. Esto implica una depresión reactiva; es decir, se asocia la tristeza profunda con la aceptación de lo perdido. Hay una retirada y tranquilidad final; a pesar de la ausencia, hay paz. Es en este momento dónde la persona puede construir, crear y adaptarse a lo nuevo.

Si no se acepta la pérdida, la persona se identifica con lo perdido y parte de él/ella queda perdido/a con el objeto o situación, y enferma. Aquello que no se puede aceptar se transforma en síntoma. Estos pueden manifestarse de distintas maneras ya sea como trastornos del sueño, de la alimentación, dolor de cabeza, fobias, etc. Por eso RESISTIR sólo prolonga el dolor.

Es fundamental permitirse sentir el dolor para elaborar el duelo; y pedir ayuda a un profesional con el fin de que esa herida, ese recuerdo que se siente, no se refuerce cada vez más y pueda ponerse en palabras. 

Mi maestro Enrique Pichón Riviere hablaba de “construir la esperanza”. De eso se trata.

(*) La Licenciada Raquel Rosental es psicóloga (Mat. Nac. 71713 y Mat. Prov. “A” 12236). Cuenta con consultorio en Valle Dorado (Villa Rumipal) y tambien realiza terapia online. Para consultas pueden comunicarse con ella al teléfono: +54 9 11 4071-5645

 

 

También en noticia